Estás en: Inicio > Especialidades de nuestro país > Shhh...no se lo digas a nadie > Celebramos en Elkano (Getaria). Capítulo I

Celebramos en Elkano (Getaria). Capítulo I

2 Comentarios

Almeja a la brasa


Queridos seguidores, prescriptores, foodies, gastrónomos…  ¡Hoy es mi cumpleaños! ¡Cumplo 31 primaveras!  Quién me lo iba a decir…Y aquí estoy, haciendo lo que más me gusta, escribiendo de lo que me gusta, y rodeada de la gente que me gusta. Y perdonadme la cursilería, pero escribiendo lo que se viene, me he puesto sustancialmente sensible: hoy este post va dedicado, ¡Y es que la gastronomía no tiene sentido sin las personas a las que quieres!

Hoy quiero acordarme especialmente de aquellos que me han inculcado el amor por la gastronomía, la pasión por la comida, el respeto por la materia prima y la cocina…Así que, siguiendo los consejos de  otro de mis prescriptores gastronómicos favoritos -Javier- hoy mi post va dedicado al prescriptor gastronómico por excelencia en mi vida, aquella persona a la que un día se le cruzaba el cable, se liaba la manta a la cabeza, y nos montaba en el coche a todos para ir a comer al Pyrénées de Arrambide, en San Juan de Pieddeport (con las costilicas de cordero tan sabrosas, rodeadas de su grasa frita…..mmmm…para otro post, Javier, prometido…). Esa persona cuyo mayor deleite era hacerse unos buenos huevos fritos con patatas un viernes por la noche. Una persona ávida de buena materia, en cuya mesa nunca podía faltar la verdura de temporada, con un buen aceite de oliva virgen. El que me enseñó siendo una cría que del jamón de Jabugo hay que comerse todo, y el que gozaba como el que más cocinando en el “txoko” rodeado de su gente. ¡El que se hizo un “txoko” debajo de su casa para celebrar cocinando rodeado de su gente! El que se iba de viaje y traía patatas de Galicia, o mortadela de Bolonia,  “de recuerdo”. Y el que decidió que, por y para siempre, sería recordado en un sitio muy especial para él…en Elkano :)

Esa persona es mi padre, ¡mi aitá!

Así que hoy os traigo el primer capítulo sobre uno de mis sitios favoritos. Quizás mi restaurante favorito, en todos los sentidos: el restaurante Elkano, en Getaria.  David de Jorge, en un lúcido y divertido artículo sobre este mismo lugar, clamaba que éste sería su menú elegido, su último menú, si algún fatídico día fuera condenado a muerte. Su último deseo sería ir a comerse un buen menú a Elkano. Yo ¡Suscribo!

Sin duda, las especialidades de este lugar hace mucho que ostentan los primeros puestos del podio de los favoritos de muchos foodies y críticos gastronómicos (profesionales o no), por lo que estoy segura de que En Onfan, esto no será una excepción. No os voy a descubrir Roma.

Elkano es un restaurante espléndido en todos los sentidos. Está situado en la parte alta de Getaria, una población situada en un enclave  majestuoso, rodeado del Cantábrico, un pueblo con olor a sal, con un puerto abierto a sus gentes, a un paseo extraordinario de Zarauz, con sabor a txakolí y pescado fresco a la brasa.

La historia de Elkano es bien sencilla, y de tan puramente sencilla se convirtió en historia, en vanguardia: Pedro Arregui y su mujer, María José, allá por el año 1964, comienzan la andadura de esta antigua tienda de ultramarinos, que ellos convirtieron en restaurante. Se dice que Pedro, quien comenzó cocinando recetas adoptadas de su madre, fue el pionero en asar los pescados enteros en la parrilla con su piel (novedad hasta entonces ), lo que aportaba (y sigue aportando, claro está), un sabor potente y peculiar, sobre todo en los pescados planos. Gesto sencillos, como siempre, que nos recuerdan desde dónde se mueve la vanguardia. Más adelante incorporaría nuevos sabores a su parrilla, como los de las cigalas o su famoso cogote de Merluza, con el que también fue pionero, o sus deliciosamente embriagadoras kokotxas.

Rodaballo salvaje a la brasa. Mortal.

Hoy por hoy su rodaballo es de llorar, las kokotxas hay que tomarlas en todas sus variantes: a la parrilla, en salsa verde y albardadas (mortales), los chipirones de potera son tiernos, sabrosos, dulces, la almeja fresca te transporta a los confines del mar, no he probado salpicón de bogavante que se le acerque, inigualable…

Almeja a la brasa

Variantes de kokotxas              (Todas las imágenes del artículo de hoy están tomadas de starchefs.com)

 

 

 

 

 

 

 

En fin, que no es que quiera que salivéis hoy porque sí, pero es que lo que ofrece Elkano es majestuoso, desde el entrante hasta la pantxineta.

Ahí dejo, por hoy, el aperitivo a lo que será el segundo capítulo de Elkano. Señoras y señores, hechas ya las presentaciones, pueden pasar a deleitar el menú, en el próximo capítulo.

Restaurante Elkano: Herrerieta,2. Getaria, Guipúzcoa. Tel: 943 140 024


Entrada guardada en:

Jabvier Perelló

Ole, ole, ole y ole.
No queda otro remedio que ir a la mayor brevedad.
Te va bien el 6/10 para comer?

Responder
Miguel

Oso Ongi!!! Y yo aquí, en Portsmouth, termino de leer el post y me toca bajar a cenar (fish & chips probablemente). No podre comer el lenguado de Elkano pero estaré en espíritu. Que aproveche y apuntar tres rosas de mi parte.

Responder