Estás en: Inicio > informacion > En contra de utilizar acusaciones vacías a restaurantes de prestigio sólo para conseguir notoriedad en prensa

En contra de utilizar acusaciones vacías a restaurantes de prestigio sólo para conseguir notoriedad en prensa

0 Comentarios




Onfan desea compartir con vosotros la respuesta a las acusaciones vertidas ayer sobre el restaurante Mugaritz:

 

Una valiosa oportunidad

Publicado el 13 diciembre, 2012 por Mugaritzak, blog del Restaurante Mugaritz

Esta tarde, antes de recibir cualquier notificación oficial, hemos conocido por la prensa que los miembros de Igualdad Animal estaban bombardeando las redacciones de los medios de comunicación con un ostentoso comunicado en el que desvelan su gran triunfo: MUGARITZ CONDENADO.

Al parecer se trata de una sanción por una falta leve que el citado comunicado no menciona y debido a algún motivo que conoceremos con precisión cuando recibamos la notificación de rigor, aunque intuyo que la causa de la falta será haber adquirido hígado de un productor no autorizado para vender el mismo.

Tal y como ocurrió hace unos meses, la noticia ha venido acompañada de una insólita agitación en las redes sociales y una aparatosa reacción por parte de decenas de medios de comunicación. En esta ocasión, además, con una ligera variación que sospecho que los chicos de Igualdad Animal no han calculado debidamente, pues la noticia ha venido escoltada por una marea de apoyos que ha empezado con las muestras de solidaridad de los periodistas que nos han contactado  para conocer nuestra opinión; ha continuado con los mensajes de decenas de clientes y amigos; y ha terminado con la reacción de los cocineros de toda España solicitando imperiosamente poder hacer algo. Desde aquí, gracias a todos por vuestro apoyo y por alinearos con nuestra firme determinación en la defensa de nuestros pequeños productores.

En cualquier caso, mañana seguiremos aquí, cocinando y defendiendo aquello que nos hace ser lo que somos y afrontar el futuro con optimismo. Seguramente aguantando en las redes unas cuantas infamias, verdades desfiguradas, pequeñas mentiras y sutiles amenazas sin que podamos hacer demasiado contra todo ello.

Algunos amigos juristas nos han indicado que tenemos motivos para denunciar aIgualdad Animal: injurias, coacción, apropiación indebida de imágenes y manipulación de las mismas, daños y perjuicios, falsedad… Sin embargo sabemos que, aún perdiendo juicios, ellos seguirían alimentando su causa y, por tanto, ganando. Nosotros siempre tendremos las de perder. De todas todas.

Hay que recordar que otros establecimientos, incluso con más estrellas Michelin que nosotros, también consumieron hígados del caserío Momotegi, pero eso es un dato sin importancia ya que, en realidad, no se pretende corregir defectos sino, directamente, acabar con una actividad y un sector: el de la producción de foie-gras. Desgraciadamente nos ha tocado ser el medio elegido.

Ya he dicho anteriormente que estoy en contra del sufrimiento injustificado ejercido a cualquier ser vivo, pero de idéntica forma también me opongo a una obsesiva humanización de los animales que busca cuestionar todo lo que conocemos y borrar las culturas que dan forma a la diversidad social y cultural. No acepto que toda vía de actuación valga,  pues veo un desconocimiento profundo de la evolución y realidad humana.

Una falta leve administrativa es un sacrificio más que asumible en la pelea por defender a los pequeños productores, artesanos y personas que desean salvaguardar nuestro frágil patrimonio culinario. Me consta que esta sanción ayudará a articular la ley que debe cobijar a todas las pequeñas industrias y a los profesionales que actualmente están desamparados ante unas leyes y normativas más dispuestas a atender a las grandes industrias que a los pequeños productores.

Desde mi posición y relaciones en Euro-Toques y Slow Food, trataré que esta sanción sirva de ejemplo de lo que no puede volver a ocurrir. Los que amamos la cultura gastronómica debemos sensibilizar a las instituciones para que regulen, de una vez por todas, ese patrimonio de productos excepcionales que escapan a los patrones habituales y cobijan la excelencia. Ahora tenemos más argumentos para lograrlo.

Andoni Luis Aduriz.

Cocinero


Entrada guardada en: