Estás en: Inicio > informacion > Manual de Supervivencia gastronómica en Navidad.

Manual de Supervivencia gastronómica en Navidad.

2 Comentarios

am_49529_4244149_546362


Digámoslo ya: la Navidad es un tiempo de agresión contínua no sólo al buen gusto sino también al buen comer. En navidad se come mucho pero es muy habitual comer muy mal. No vamos a hablar aquí del vino de tu cuñado. Ni de tus experimentos con la Lubina y las cestitas de hojaldre (Basta Ya) pero sí que podemos definir un arco temporal que ha empezado con las temibles cenas de empresa (esos churrascos requemados, esa merluza recalentada, esos licores de postre capaces de tumbar a un campesino moldavo… esos postres inenarrables) y acaba en inefables Roscones de Reyes de dudosa reputación muchos de ellos. Por el camino han quedado los dulces confitados industriales que acompañan las uvas cantadas una vez más por una presentadora kilométrica y rubiamente insípida, vendedora de chalets… y botellas de Cava calientes del Mercadona capaces de arruinar neuronas y moquetas de oficina en un mismo y triste espacio temporal y encima servidas en vasos de plástico. Ventanas al absurdo gastronómico. Al atentado y la autoviolación gástrica. Momentos muchos de ellos destinados a olvidar y tapar con grasa y alcohol malo la angustia del ritual anual más estresante del año. Otro día hablaremos del botellón cotillón de Nochevieja; esa coctelería de sórdidos colores amarillentos, azucarados, erráticamente formulada siempre en copas equivocadas cuando no en carcelarios vasos de tubo.  Pero hoy, en este manual de primeros auxilios, hablaremos de lo que creemos que deberías acercarte a comer estas fiestas.

 

No son más que unas cuantas propuestas antinavideñas. Por qué antinavideñas; porque las puedes disfrutar en cualquier momento del año recreándote tu propia navidad sin necesidad del Cortinglés. Porque lo bueno perdura por encima de los rituales. Y un onfanero se merece mucho más que el sórdido turrón de todos los años y ver mil veces el anuncio de la lotería (¿de verdad que por ese anuncio no van a detener a nadie?)

Para empezar, muchas Gastrotragedias navideñas comienzan a la hora del vermú con los compañeros de oficina. Una mano invisible parece empujar a tu jefe a redimirse de todos sus pecados y faltas del año para con sus empleados y embucharles un mínimo de tres vasos de lo primero que haya por ahí detrás de cualquier barra. Y claro, si no tienes el porte de un personaje de la serie Mad Men, al llegar de vuelta a la oficina, cocido, como que no le vas a resultar muy macho alfa a esa compañera del departamento de compras y contabilidad (si es la Community mánager no hay problema porque irá más borracha que tú).

Solución: intentas añadir un contrapeso a tal inyecta de alcohol matutino en tus venas. Si lo haces… Por favor; aléjate de esas croquetas de detrás de la mampara y de esa bolsa de patatas fritas de al lado del póster del Barça de Cruyff (ya sea de jugador o entrenador)

Que sea con algo como estas Patatas Bravas del Donostiarra Andra Mari & Co…  

 Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.43.11

 O, por supuesto, estos cojonudos de huevo de codorniz frito con pimiento y chorizo picante de la muy burgalesa Casa Pancho… Que por algo llevan ese nombre, suponemos ¿No?

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.45.59

Sigues con las cenas de empresa. Es algo a lo que, lamentablemente, no te podemos prohibir asistir aún. En cualquier caso… ¿por qué no dejas de lado YA ese chuletón reseco con patatonas blandas (siempre hay honrosas excepciones, que conste) y te animas a ir a un sitio en el que te sirvan un Tartar de zamburiñas parecido a… ¿por ejemplo, este?

 

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.51.04

De veras que lo vas a agradecer y puede que aún más si renuncias a cocinar y llevas a tu chica o a tu chico a algún sitio alejado de tu receta de Lubina con patatas. Asúmelo.
Si eres de los pocos afortunados que han encontrado reserva para el recientemente triestrellado DiverXO pues puedes arrancar con esta singular Cocotxa de David Muñoz… Puede que así logres prolongar tu relación de pareja por lo menos un año más. No es poco. Piénsalo.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.52.18

Y qué decir de las comidas de Navidad. Nos llevan tanto tiempo vendiendo aquello de el Pavo y el cordero que nuestro campo de miras se ha reducido al de un pobre topillo de jardín acostumbrado a sus lombricillas e siempre. ¿Te has planteado comer cochinillo en Navidad?

 Repetimos: ¿Te has planteado comer cochinillo en Navidad? Porque posiblemente los Hermanos Sandoval tengan algo que proponerte al respecto en su Restaurante Coque en Humanes de Madrid…

Captura de pantalla 2013-11-05 a la(s) 02.09.13

Claro que… Una Merluza a la romana confitada a 45º sobre pimiento verde y sopa de arroz tampoco es algo a lo que debamos retirarle el saludo de buenas a primeras. Sobre todo si viene de la mano de Francis Paniego y madre… Y recomendado por Garbancita.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.52.51

Quedan dos tribus especialmente especialitas en Navidad: los muy Navideños a los que les gusta mucho la nieve y viajar.Y los catalanes que no podemos sobrevivir sin los inefables Canelons de Sant Esteve y Caganers... Para unos y otros tenemos dos propuestas a considerar:

Si os gusta la nieve y aún no habéis reparado en que es algo por lo que podéis recibir tratamiento, Javi de Mugaritz nos recomienda este Sirope de Arce directamente servido sobre las nieves recogidas alrededor de Montreal en lacabane a sucre au pied de cochon” Un sitio al que parece aconsejable acercarse… Búsquelo en la interné si no.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.53.29

O este revisitado Canelón de Atún que Susana Badía nos trae del Compartir de Cadaqués. Para los fans de uno de los emblemas gastrocatalanopatrios de hoy y de siempre… En este caso revisitado. Puro Bulli.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.53.08

Finalmente nos quedan la Copa y el Postre. Puede que hayas sobrevivido hasta aquí con un cierto estilo pero os advertimos que este es el momento en el que gran parte de la población pierde definitivamente su dignidad. Os intentaremos ayudar con unas pocas reglas:

Regla número 1: Evita en la medida de lo posible sucedáneos congelados de tartas con nata, bizcocho, pseudo-sacher, pastelitos variados y, por tu vida y la de tus niños y por encima de todo: picotear el inefable surtido de turrones y peladillas y polvorones gentileza del 90 por ciento de los menús de Empresa. Evita también los hojaldres no elaborados in-situ. 

Regla número 2: El consejo anterior, si le quitas los turrones y peladillas, y polvorones, quizá lo deberías aplicar todo el resto del año.

Puede que algo como esta Ganache de chocolate con aceite de oliva y sal de Carles Abellan te ayude a no errar mucho el tiro:

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.52.59

Regla número 3: Las copas: fuera del local donde hayas cenado. Por favor. Estarás tan embotado por el vino y cava y tan apoltronado en la silla mirando el escote de la jefa de personal que no paladearás nada y además te va a dar igual beberte el agua de la cubitera que cualquier marranada-cóctel azucarado de la casa.

Puedes probar con este Mojito de Pera y Lavanda del Hotel Pulitzer

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.53.40

Regla número 4: Dejamos a tu imaginación por qué oquedad (sí, sin h) puedes sugerirle al camarero que haga uso de los chupitos amarillos de dudoso etiquetaje que vendrá ofrecerte.

Los chupitos, si acaso, siempre de entrante.

Captura de pantalla 2013-12-11 a la(s) 16.53.51

Pues esto es de momento todo, Onfaneros… Si sobrevivís… La próxima vendremos con más consejos para la juventud.

 

 

 


Entrada guardada en:

Susana Badia

Gracias Gonzalo por nombrarme…la verdad es que ese canelón de atún me sorprendió muchísimo. Ya que yo muy atunera no soy…. me gustó tanto… que “vaig sucar pa”.

Cuando vas a este tipo de restaurante, has de ir con la mente abierta. Y estar dispuesta a probar y divertirte comiendo…

Responder