Estás en: Inicio > informacion > Una sanción…es una oportunidad para Mugaritz

Una sanción…es una oportunidad para Mugaritz

0 Comentarios

cocina mugaritz 2


Ni se quemó la ilusión (porque ya se sabe que la ilusión es ignífuga), ni van a dejar ahora pasar esta oportunidad.

El pasado 13 de diciembre el equipo de Mugaritz se enteraba, a través de los medios de comunicación, de que la granja Momotegi había sido sancionada y se prohibía cautelarmente el sacrificio de palmípedas en ella. Los medios también se hacían eco de una sanción al citado restaurante (información, por cierto, que Mugaritz recibió antes por la prensa que de forma oficial).

La Dirección Territorial de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco anunciaba entonces el inicio de “un expediente sancionador por una presunta infracción leve por proveerse de foie procedente del establecimiento que no tenía autorización”.

Este es un tema que lleva dando sus vueltas desde verano, pero es ahora, tras el salto a los medios de comunicación, cuando Mugaritz a querido defenderse. O, más que defenderse, poner cartas en el asunto y posicionarse claramente a favor de una postura concreta: el apoyo al pequeño productor.

De este asunto podrían extraerse, bajo mi punto de vista, dos puntos de discusión: el primero, sobre la cría y el maltrato animal, y el segundo, sobre la actual legislación (o más bien “a-legislación”), a la cual se ven sometidos los pequeños productores.

Pero para entrar en un debate productivo, es condición sine qua non  que ambas partes arranquen de un mismo mapa ético. Y en este caso, las posturas no se acercan ni por asomo. Los animalistas rechazan cualquier maltrato animal, incluyendo la matanza. Generar un debate rico, en un país como el nuestro, en el que la mayoría de la población consume carne de procedencia animal, es prácticamente imposible. Lo que para uno es admisible, parece ser el peor de los pecados para otros.

Probablemente por ello al equipo de Mugaritz ni se les ha pasado por la cabeza entrar en las profundidades de este tema.

Yo tampoco  entraré en debates hoy, pero sí que me gustaría abrir una reflexión, que creo que es clave en este asunto.  Las granjas industriales pasan por controles de calidad, de sanidad, inspecciones varias…y están sujetas a estrictas normas sobre el cuidado y la matanza de los animales. Pero, ¿De verdad ustedes prefieren comerse un pollo industrial que uno de granja? Es totalmente hipócrita arremeter contra el pequeño productor, cuando en realidad es la gran industria la que, de forma legal, más agravios arremete contra los animales.  Y  no sólo eso, es que además, bajo el punto de vista de muchos, saben y sientan peor.

Es TREMENDAMENTE FÁCIL Y OPORTUNISTA arremeter contra el pequeño productor, y, para ganar notoriedad en prensa, meter con calzador una noticia de Mugaritz que por supuesto acapara todos los minutos e imágenes  en nuestros televisores.  Esto no quita para que se pueda (y se deba) abrir un debate sobre la ética en la industria y consumo de animales. Pero a Mugaritz se le ha sancionado con una falta leve administrativa.

Lo dicho me permite hilar con el segundo de los debates sobre la defensa del pequeño productor. Y esto es precisamente lo que Mugaritz ha hecho.

En palabras de Adúriz: “Una falta leve administrativa es un sacrificio más que asumible en la pelea por defender a los pequeños productores, artesanos y personas que desean salvaguardar nuestro frágil patrimonio culinario. Me consta que esta sanción ayudará a articular la ley que debe cobijar a todas las pequeñas industrias y a los profesionales que actualmente están desamparados ante unas leyes y normativas más dispuestas a atender a las grandes industrias que a los pequeños productores”.

Mugaritz ha puesto “a disposición de quien desee suscribirlo, un texto de cuatro puntos” que harán llegar “a las instituciones adecuadas para abrir un debate sincero y profundo en torno al amparo y situación de pequeños productores”.

Puedes firmarlo aquí:

http://mugaritzak.com


Entrada guardada en: